La localidad de Verín, en la provincia de Ourense, tiene el honor de tener uno de los carnavales más reconocidos, ¡y de los más extensos! Este año, se celebran desde el 13 al 25 de febrero.

Fotografía de Cabecera: Óscar

Durante todos estos días, la clolidad sellena de máscaras, música y diversión, con un protagonista principal: el cigarrón. Se trata de una máscara trabajada en madera y pintada con las cejas resaltadas, sonrosadas mejillas, amplio bigote, una dentadura y una falsa barba.

Hacen su aparición en la villa el Domingo Corredoiro, el anterior al Domingo de Entroido, tras las misas de la mañana, saludando a los feligreses y llenando el ambiente de magia y excitación con sus danzas y el sonido ensordecedor de sus chocas.

Muchos son los rituales que se suceden en estas lúdicas fiestas desde semanas antes de los días grandes, como son los protagonizados por las mozas y los mozos, enredados en guerras de sexos, en los Xoves de Comadres y de Compadres.

El Luns de Entroido tiene lugar en Verín la batalla de harina, un síntoma de ruptura de las barreras de la vida cotidiana, y antiguamente una manera que tenían los jóvenes de acercarse a las chicas y llamar su atención; y el Martes, el gran desfile de carrozas, comparsas, máscaras y “cigarróns” por el centro de la villa.

Si bien no está su origen bien documentado, el origen de este carnaval se sitúan en los ritos agrícolas y ganaderos de la época anterior a los romanos.